El Blog del Contable – El Blog de Antonio Guerrero

Las empresas que se han visto obligadas a entrar en concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos) han sido, durante el año 2009, más del doble que en el 2008, algo normal si se tiene en cuenta que este proceso va ligado a la actividad económica del pais. La falta de financiación ha debido ser, en la mayoría de los casos, el origen de este proceso, siendo las entidades financieras las culpables de una situación que ha obligado a pasar por ese proceso a más de 4.400 empresas durante el año anterior.

El objetivo que debe tener, en mi opinión, entrar en el proceso del concurso de acreedores, es darle un respiro a la empresa para que renegocie su deuda, mejore su gestión y, en consecuencia, prosiga con su actividad una vez se llegue a un acuerdo entre todos. Ese debería ser el objetivo que, tanto administración como concursadas, deberían buscar. No obstante, hoy se ha sabido que el 90% de todas ellas terminan en un proceso de liquidación, por lo que en algo se está fallando si el objetivo buscado es ése.

En muchos casos, entrar en concurso de acreedores debería bastar para frenar la mala situación económica de la empresa, reestructurar sus objetivos y una vez estudiados y analizados, ponerlos en práctica, puesto que puede servir para engancharse a ese último salvavidas y que la empresa pueda salir a flote.

Si casi la totalidad de las empresas (ese 90% citado) se ven obligadas a la liquidación, algo habría que cambiar en la Ley Concursal para que su objetivo prioritario no fuera ese, sino que se buscara la continuidad de la actividad de la empresa sin menoscabo de los derechos de los acreedores a cobrar su deuda.

Pero para eso tendríamos que contar con las entidades financieras… Y volvemos al principio…

Hasta la próxima.

Antonio Guerrero

En esta entrada hay 1 comentario. Añade el tuyo.
Miguel - 25 feb 10 a las 14:18:28

Creo que el problema no es que la Ley Concursal haya que cambiarla. Por las experiencias que te tenido, las empresas que han solicitado la suspensión de pagos, cuando han tomado la decisión y la acción, su situación real era de QUIEBRA.

Tal vez, lo que hay que cambiar es la mentalidad empresarial, para anticiparse a los problemas; y no tomar decisiones como por ejemplo “si hay falta de liquidez, pedimos un nuevo préstamo”, sin haber analizado nada, ni haber estudiado la situación previamente.

-Nota-: Ten en cuenta que me reservo el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje insultante, amenazador, spam u otras conductas no apropiadas en una comunidad civilizada. Si tu comentario no aparece puede ser por que "akismet" lo haya capturado, no por que haya sido censurado. Cada día lo reviso y lo coloco en su lugar. Ten paciencia y siento las molestias. Gracias.



Consulta en nuestra asesoría, beneficiarás a tu empresa.