El Blog del Contable – El Blog de Antonio Guerrero

Llegaba un poco justo de tiempo a la conferencia por aquello de no encontrar sitio para dejar el coche pero no me esperaba la cantidad de personas que esperaban a que se abriera el recinto, así que lo primero que pregunté fue si estábamos esperando todos lo mismo. O sea, que si íbamos todos a la conferencia sobre el concurso de acreedores. Una visión más pausada me permitió observar que la mayor parte de los que esperaban, reunidos en grupos más o menos reducidos,  no debían tener más de veinte años y todos ellos llevaban una carpeta bajo el brazo, lo cual me recordó el carácter docente del ponente y supuse en ese momento que debía ser por aquéllo que probablemente dijera en su momento: “si queréis aprobar, deberéis asistir”. Además, había tanta gente que la sala inicialmente prevista tuvo que ser cambiada en el último momento, pero vayamos al grano, que es lo que importa.

La conferencia en sí comenzó recordando las causas por las que llegaban las empresas al concurso y se señaló, de entrada, que las empresas, hoy por hoy, llegan demasiado tarde al procedimiento, exhaustas y, en la mayor parte, casi muertas, por lo que el concurso suele ser la puntilla para las mismas. ¿Solución? La empresa, en cuanto tenga problemas para efectuar sus pagos corrientes, los fiscales y los relacionados con la seguridad social debe analizar su situación y comprobar si es el momento de ir al concurso, ya que si la espera es demasiada los problemas con el personal, acreedores y organismos harán que cuando llegue al proceso esté, tal como decía antes, agonizante.

Una cuestión tratada, y que se consideró muy interesante, fué la posiblidad que ya tienen las empresas de emitir facturas rectificativas con el fin de recuperar el I.V.A. de las mismas, así como la deducción consiguiente en el Impuesto de Sociedades.

Otro punto que se discutió, relacionado con la documentación que debe aportar la empresa en el procedimiento, fué la contabilidad de la misma y que, aún hoy en día, muchos empresarios no le dan la importancia que tienen a las personas que se encargan de su preparación, pues en muchas ocasiones son las primeras de las que se desprende el empresario por pensar que “eso lo puede llevar cualquiera” y así llegan al Juzgado: sin contabilidad o, en el mejor de los casos, sin saber por dónde cogerla.

También se hizo mención, por parte del ponente, de lo que llamó convenio express, es decir aquél que normalmente se consigue con un 20% de quita y con 3 años de espera, siendo el que más estaba usando por la facilidad con la que los acreedores y concursada lo acogían.

Se trataron otros temás de interés, tales como la mala imagen que tienen las empresas concursadas, los distintos tipos de créditos y sus privilegios o los certificados que muchas veces son necesarios para que la empresa pueda seguir teniendo actividad y la dificultad que se encuentra la administración concursal en conseguirlos estando en la situación en la que está.

La conferencia nos pareció a todos los asistentes corta, por la amenidad con la que fueron tratados los temas, y muy coloquial por el lenguaje usado, lo cual le dió un aire familiar a un tema que a todos los que nos encontrábamos allí nos preocupaba de una forma u otra.

Algunas de las preguntas que yo indicaba aquí ayer en el blog se dejaron sin responder, más bien por cierta descoordinación entre los organizadores y el ponente, que llegó con otro punto de vista distinto a lo previamente facilitado, no obstante, todos nos quedamos con las ganas de seguir durante más tiempo hablando sobre el tema y así se hizo posteriormente, ya en pequeñas reuniones y con un café por delante.

Hasta la próxima.

Antonio Guerrero

En esta entrada no hay comentarios. Añade el tuyo.

-Nota-: Ten en cuenta que me reservo el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje insultante, amenazador, spam u otras conductas no apropiadas en una comunidad civilizada. Si tu comentario no aparece puede ser por que "akismet" lo haya capturado, no por que haya sido censurado. Cada día lo reviso y lo coloco en su lugar. Ten paciencia y siento las molestias. Gracias.



Consulta en nuestra asesoría, beneficiarás a tu empresa.