El Blog del Contable – El Blog de Antonio Guerrero
may 07

Leido 6832 veces, 1 hoy

La formación continua es la clave.

No hay comentarios - Deja un Comentario Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

formacionHay una máxima que se repite siempre y es que el aprendizaje no acaba nunca. En esas palabras se debe cimentar el desarrollo integral de la persona si quiere seguir en la brecha: el conocimiento no tiene freno y el reciclaje es la única forma de irle a la par.

La introducción anterior viene a cuento en estos momentos de crisis, despidos, eres y demás por la tortura que sufren esos trabajadores que, sin comerlo ni beberlo, se encuentran en la calle sin tener un horizonte profesional halagüeño y comprobando como, día a día, para acceder a un puesto de trabajo se presentan hasta veinte veces más personas que hace un año y mucho mejor preparados que él. ¿Cómo se puede combatir esa frustración? La formación continua es la clave.

Cuando hablo de formación no digo solamente la que representa la asistencia a cursos ad hoc de aquélla materia que nos interese, hablo también de la autoformación, de buscarse cada uno por su propia cuenta aquéllo que nos guste, que investiguemos, que rebusquemos, y para eso Internet es una fuente inagotable de conocimientos.

Lo primero que tenemos que hacer es un ejercicio sincero de autocrítica. Saber qué podemos mejorar y conocer nuestros puntos débiles será un primer paso para llegar a meta. Para ello, la experiencia conseguida en anteriores trabajos será muy importante, puesto que con ello podremos comparar qué hacía bien fulanito o en qué destacaba menganito.

Una cosa que debemos olvidar es que la formación debe tener rentabilidad a corto plazo. Ni mucho menos. Invertir (tiempo y/o dinero) en saber es hacerlo a la larga y cualquier esfuerzo en formación debe ir más allá de cubrir el expediente, por que de ello dependerá la obtención de ese puesto de trabajo tan deseado. No hay que conformarse, hay que ir un paso más allá.

Ahora puede ser el momento de aprender esa materia en la que destacaba tu vecino de mesa o el idioma que tantas veces te hizo falta o conocer aquél programa que veías en el ordenador de atrás sin saber para qué servía ni lo que hacía. Puede, incluso, que sea el momento de que te aprendas aquella ley que tu jefe tanto consultaba a tu compañero, el cual sigue en su puesto. Cualquier cosa que añadas a tu disco duro mental en estos momentos podrá llegar a ser la diferencia entre conseguir trabajo o no.

Sé paciente pero constante,  seguro que tendrás la recompensa buscada. Y no olvides esta frase: el saber no ocupa lugar y, además, es fácil de transportar.

 

Hasta la próxima.

 

Antonio Guerrero

En esta entrada no hay comentarios. Añade el tuyo.

-Nota-: Ten en cuenta que me reservo el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje insultante, amenazador, spam u otras conductas no apropiadas en una comunidad civilizada. Si tu comentario no aparece puede ser por que "akismet" lo haya capturado, no por que haya sido censurado. Cada día lo reviso y lo coloco en su lugar. Ten paciencia y siento las molestias. Gracias.



Consulta en nuestra asesoría, beneficiarás a tu empresa.